• La refinanciación del capital pendiente del préstamo del Plan de Pago a Proveedores supondrá un ahorro para el Ayuntamiento de 50.000 euros en intereses

• El Ayuntamiento quiere que la nueva situación repercuta también en el bolsillo de los vecinos y estudia una próxima rebaja del IBI, la congelación de las tasas a partir del próximo año y la recuperación de subvenciones y ayudas

CJzGb01WwAAlJGU23 de julio de 2015.- El Ayuntamiento de Puente de Domingo Flórez ha recibido el visto bueno del Ministerio de Economía y Hacienda para refinanciar el capital pendiente del préstamo de 327.260 euros del Plan de Pago a Proveedores 2012 al que el Ayuntamiento tuvo que acogerse para poder hacer frente al pago de facturas pendientes y que ha mantenido al consistorio vinculado a un obligatorio y riguroso Plan de Ajuste durante estos tres años.

Según el alcalde de Puente de Domingo Flórez, Julio Arias Escuredo, “en estos tres años hemos cumplido a rajatabla con todas las condiciones del Plan de Ajuste, algo que nos ha obligado a tener que tomar medidas impopulares como el aumento de tasas o una estricta contención del gasto, pero la anticipación de 7 años al plazo establecido por el programa, que culminaba en el año 2022, confirma que ha merecido la pena, pues la importante mejoría del estado de las cuentas municipales en los tres últimos años, nos va a permitir liberarnos de las limitaciones impuestas por el Plan de Ajuste”.

Julio Arias ha querido destacar la nada despreciable reducción de la deuda municipal del 80 al 62 por ciento tan solo en el último año, y el ahorro de 50.000 euros en intereses para las arcas municipales que supone el hecho de poder refinanciar el capital pendiente del préstamo del Plan de Pago a Proveedores”.

Superados estos tres años de austeridad, el Ayuntamiento de Puente de Domingo Flórez tendrá, sin duda, una mayor facilidad para acometer nuevas inversiones en el municipio a lo largo de este nuevo mandato, y el Equipo de Gobierno Municipal está convencido además de que esta nueva situación va a permitir, a partir del 2016, la reducción del IBI en el muncipio, la congelación de las tasas municipales, la recuperación de las subvenciones a asociaciones y AMPAS o las ayudas a la compra de libros.